Diferencias en costo anual de créditos de consumo

| 27 septiembre, 2012 | 0 Comentarios

El Sernac realizó un estudio del costo de los créditos de consumo para orientar a los consumidores que se vean tentados con esta opción para enfrentar los gastos de septiembre.

El estudio se realizó sobre la base de antecedentes recopilados el 17, 20 y 21 de agosto, considerando los costos  informados de 40 instituciones incluyendo bancos, compañías de seguros, cajas de compensación y cooperativas de ahorro y crédito para créditos de 24 y 36 meses plazo de $500 mil, $1 millón y $3 millones.

La CAE es un indicador expresado en porcentaje que permite conocer el costo total del crédito en base anual y comparar con mayor facilidad entre varias empresas. Con ese indicador, los consumidores podrán elegir con mayor facilidad prefiriendo la institución con la CAE más baja.

La mayor diferencia de la CAE llegó a un 378% considerando todos los montos y plazos. Esto es, para montos de $500 mil, $1 millón y $3 millones a 36 meses plazo, se registra un mínimo anual de 10,61% (Banco Santander para créditos de $3 millones a 36 meses) y un máximo de 50,69% (Banefe para créditos de $500 mil a 36 meses).

Considerando las diferencias por montos, la mayor variación se registró en los créditos de $500 mil a 24 meses con una CAE mínima de 11,40% (Santander) y una máxima de 50,87% (Santander Banefe). Esto es, una diferencia de 346%. La misma diferencia se da para créditos de $1 millón a 24 meses.

Tanto los costos mínimos como los máximos se registraron en los Bancos. El siguiente cuadro ilustra la CAE mínima y máxima para créditos de $500 mil a 24 y 36 meses considerando las tres instituciones con créditos más caros y más baratos.

Considerando el total del crédito o lo que el consumidor terminará pagando al final del período, vemos que para montos de $500 mil a 36 meses plazo, el costo del crédito va entre $594.216 y $981.684. Es decir, un consumidor puede terminar pagando casi el doble de lo que pidió si accede a la opción menos conveniente (96,3%).

Para el mismo monto a 24 meses plazo, el costo del crédito va entre $561.528 y $806.424. Es decir, un consumidor puede pagar hasta 61,3% más de lo que pidió si elige la opción menos conveniente.

Para créditos de $1 millón a 24 meses, el costo del crédito va entre $1.123.056 y $1.612.848, es decir, un incremento sobre lo solicitado de hasta 61,3%.

Para igual monto a 36 meses plazo, el costo del crédito va entre $1.188.396 y $1.963.368, es decir, un consumidor puede pagar hasta 96,3% más de lo que pidió si accede a la opción menos conveniente.

Para créditos por $3 millones a 24 meses, el costo del crédito va entre $3.349.056  y $4.658.616, es decir, un aumento sobre lo solicitado de hasta 55,3%.

Los créditos por el mismo monto a 36 meses, registran un mínimo de $3.515.976 y un máximo de $5.595.804, es decir, un aumento de hasta 86,5% por sobre los solicitado.

En general, es más conveniente sacar un crédito de consumo, luego comprar con la tarjeta de crédito, y en último lugar, usar el avance en efectivo pues es la opción más cara al tener comisiones asociadas.

Sin embargo, dependerá del tipo de cliente que el consumidor sea para la empresa y las condiciones a las que puede acceder en cada producto. Por eso, es importante cotizar y comparar.

Conclusiones

  • Para una fácil cotización de los créditos, los consumidores deben fijarse en la CAE (Carga Anual Equivalente) que es el costo efectivo del crédito en un año. Las empresas deben informar por obligación este indicador.
  • La CAE a 36 meses plazo considerando todos los montos, va entre 10,61% y 50,69% anual, o una diferencia de 378%.
  • Por montos, la mayor diferencia se registró en los créditos de $500 mil a 24 meses con una CAE mínima de 11,40% y una máxima de 50,87%. Esto es, una diferencia de 346%.
  • Por créditos de $500 mil y $1 millón a 36 meses, se registran  incrementos de los costos totales de hasta 96,3%. Es decir, los consumidores pueden terminar pagando hasta casi el doble de lo que pidieron si acceden a la opción menos conveniente.
  • Evalúe la real necesidad del crédito. Recuerde que no hay crédito gratis y puede terminar pagando casi el doble si accede a la opción menos conveniente.
  • Recuerde que con la Ley del Sernac Financiero puede pedir una cotización cuyo costo debe ser válido por un mínimo de siete días. Es decir, no le pueden cambiar el precio o las condiciones que le informaron en ese plazo.
  • Aproveche estas herramientas y cotice en más de una institución eligiendo la opción más conveniente.
  • En general, es más conveniente sacar un crédito de consumo, comprar con la tarjeta de crédito, y en último lugar el avance en efectivo pues suele tener comisiones asociadas. Sin embargo, dependerá del tipo de cliente que el consumidor sea para la empresa y las condiciones a las que puede acceder en cada producto. Por eso, es importante cotizar y comparar.

Categoría: Sin categoría

Deja un comentario


Logo FinancialRed